Sacrificios Humanos en la Cultura Maya

La muerte es un tema incómodo para hablar, y aún más la idea de los sacrificios humanos. Desde la época precolombina, los sacrificios humanos eran bastante comunes en la cultura maya. La civilización maya cubría una gran área de tierra que incluía el sureste de México y el norte de América Central. Por lo general, sólo los prisioneros de guerra de alto estatus eran sacrificados mientras que otros cautivos eran utilizados como mano de obra.

El Sacrificio Humano en la Civilización Maya

Sacrificios Humanos de los Mayas
Sacrificios Humanos de los Mayas

Había varias formas diferentes en que estos sacrificios ocurrían. Las formas más comunes eran la decapitación y la extracción de corazón. La ofrenda a un nuevo edificio o nuevo gobernante requería un sacrificio humano. Muchos de estos fueron representados en obras de arte mayas y algunas veces se llevaban a cabo después de que la víctima fuese torturada (golpeada, arrancada la cabellera, quemada, etc.). Si el sacrificio ocurría por medio de la extracción del corazón, tenía lugar en el patio del templo o en la cima del templo de la pirámide. La persona estaba pintada de azul y llevaba un tocado mientras lo sostenían cuatro asistentes que representaban los puntos cardinales. El nacom, u oficial, usaba un cuchillo de sacrificio para cortar la cabellera de las víctimas y sacarle el corazón. Luego pasaba el corazón al sacerdote, conocido como chilan, donde la sangre se uniría a la imagen del dios. Una vez que esto ocurría, el cuerpo era arrojado por los escalones y despellejado por los sacerdotes asistentes, de modo que sólo quedaban las manos y los pies. El chilan luego vestía la piel de la víctima y realizaba una danza ritual de renacimiento.

Estos rituales proporcionaban esperanza y seguridad a la cultura maya y mostraban sus propios puntos de vista sobre la muerte.

Los mayas creían en el sacrificio de sangre. La sangría era común. En algunos festivales, los mayas se cortaban a sí mismos para sangrar. Esta era una forma en que ofrecían sangre a los dioses para mantenerles felices.

A veces, sacrificaban animales, especialmente cabras. En ocasiones, cuando la necesidad era grande y sus problemas eran muchos, también utilizaban sacrificios humanos.

Cuando tenían que sacrificar a una persona o un animal, los sacerdotes primero los pintaban de azul. Ese era el color de sacrificio de los antiguos mayas.

Una forma en que se llevaba a cabo un sacrificio humano era tirar a la víctima por un pozo. Si todavía estaban vivos por la mañana, obviamente los dioses querían que esa persona viviera. Pero algunas personas no tenían la oportunidad de sobrevivir. Simplemente los mataban.

La mayoría de las víctimas humanas del sacrificio eran esclavos. Pero cualquiera podría ser elegido. La selección de qué o quién sería sacrificado dependía de los sacerdotes. Su decisión era final. Eso les dio a los sacerdotes un poder increíble.

Sacrificio Maya
Sacrificio Maya

Historia del Sacrificio Humano Maya

Los historiadores creen que los mayas fueron introducidos por primera vez a los sacrificios humanos por los toltecas. El sacrificio humano ha sido durante mucho tiempo una parte de la religión tolteca. Los sacrificios fueron realizados por un sacerdote llamado nacom. El nacom estaba a cargo de cortar los corazones de las víctimas. Hacía esto mientras vestía completamente de negro. Los asistentes del nacom eran subordinados ancianos llamados chacs. Los chacs fueron nombrados así por del dios de la lluvia Chac. Era su trabajo contener a las víctimas durante el sacrificio.

Se cree que los plebeyos tenían poco o ningún acceso a los templos principales. La población en general sólo participaba en los ritos de cosecha, fertilidad y caza que se realizaban en días naturales específicos. En esos momentos, los centros ceremoniales estaban llenos de gente que derramaba sangre, bebiendo una bebida embriagadora llamada balche, y probablemente usando hongos alucinógenos o peyote.

Los sacrificios rituales jugaron un papel vital en el reino maya. Se sacrificaban tanto animales como humanos. Los animales que se sacrificaban en grandes cantidades incluían cocodrilos, iguanas, perros, pecaríes, jaguares y pavos. El sacrificio supremo era la vida humana. Esto tenía lugar durante ceremonias elaboradas. Se han representado escenas de sacrificios en antiguas cerámicas mayas, esculturas y murales. Al igual que los sacrificios aztecas, todo se hacía para apaciguar a los dioses. Los esclavos, los criminales, los bastardos, los huérfanos y los niños constituyen la mayor parte de las víctimas por sacrificio. Los niños eran deseados por su inocencia, y en ocasiones eran secuestrados o comprados en ciudades vecinas. El precio de compra era pagado en frijoles rojos.

¿Cómo eran los sacrificios humanos de los aztecas?

Diego de Landa presenció los sacrificios humanos. Él cuenta que la víctima del sacrificio estaba pintada de azul. Luego, la víctima era conducida a la cima de la pirámide y colocada sobre un altar de piedra. Luego, con los brazos y las piernas firmemente sujetos, el nacom le abría el pecho y le arrancaba el corazón. Esto usualmente se hacía con una obsidiana o cuchillo de pedernal. Luego, el corazón era entregado al sumo sacerdote, y el cuerpo era arrojado por las escaleras del templo.

Otros métodos de sacrificio incluyen ahogamiento, golpes, mutilación y sacrificios con flechas. En el sacrificio con flechas, la víctima estaba pintada de azul y atada a una estaca.

Cultura maya sacrificios
Cultura maya sacrificios

Durante el mandato de Tolteca-Itzá de Chichén Itzá, los peregrinos viajaban grandes distancias para realizar sacrificios humanos. Las víctimas que a veces estaban cargadas de oro, plata y piedras preciosas eran arrojadas al Cenote Sagrado, un profundo pozo de agua donde se decía que vivía el dios Chac.

Decapitación y destripamiento

Más al norte, los aztecas se hicieron famosos por sostener a sus víctimas sobre los templos y cortarles el corazón, ofreciendo los órganos que aún latían a sus dioses. Los mayas cortaban los corazones de sus víctimas, como se puede ver en ciertas imágenes que sobreviven en el sitio histórico de Piedras Negras. Sin embargo, era mucho más común para ellos decapitar o destripar a sus víctimas, o bien atarlos y empujarlos hacia abajo por las escaleras de piedra de sus templos. Los métodos tenían mucho que ver con quién se sacrificaba y con qué propósito. Los prisioneros de guerra solían ser destripados. Cuando el sacrificio era religioso o formaba parte del juego de pelota, los prisioneros eran más propensos a ser decapitados o empujados por las escaleras.

Significado del sacrificio humano

Para los mayas, la muerte y el sacrificio estaban espiritualmente vinculados a los conceptos de creación y renacimiento. En el Popol Vuh, el libro sagrado de los mayas, los héroes gemelos Hunahpú y Xbalanque deben viajar al inframundo (es decir, morir) antes de que puedan renacer en el mundo de arriba. En otra sección del mismo libro, el dios Tohil pide sacrificios humanos a cambio de fuego. Una serie de glifos descifrados en el sitio arqueológico de Yaxchilán vinculan el concepto de decapitación con la noción de creación o “despertar”. Los sacrificios a menudo marcaban el comienzo de una nueva era: esta podría ser la ascensión de un nuevo rey o el comienzo de un nuevo ciclo del calendario.

¿Por qué los Mayas Hacian Sacrificios Humanos?

La razón detrás de este ritual se debía a la creencia de que ofrecía alimento a los dioses mayas. El sacrificio de una criatura viviente era una ofrenda poderosa y un sacrificio humano era el más poderoso.

Estos sacrificios, destinados a ayudar en el renacimiento y la renovación de la cosecha y los ciclos de vida, a menudo eran llevados a cabo por sacerdotes y / o nobles, especialmente el rey. Los niños a veces se usaban como víctimas de sacrificios en esas ocasiones.

Los Sacrificios y el Juego de Pelota

Para los mayas, los sacrificios humanos se asociaban con el juego de pelota. El juego de pelota, en el cual una pelota de goma dura era golpeada por jugadores que usaban sus caderas, a menudo tenía un significado religioso, simbólico o espiritual. Las imágenes mayas muestran una conexión clara entre la pelota y las cabezas decapitadas: las pelotas incluso a veces estaban hechas de calaveras. A veces, un juego de pelota sería una especie de continuación de una batalla victoriosa: los guerreros cautivos de la tribu vencida o ciudad-estado se veían obligados a jugar y luego se sacrificaban. Una famosa imagen tallada en piedra en Chichén Itzá muestra a un victorioso jugador de pelota sosteniendo en alto la cabeza decapitada del líder del equipo contrario.

Política y sacrificios humanos

Los reyes y gobernantes cautivos eran a menudo sacrificios muy apreciados. En otra talla de Yaxchilán, un gobernante local, “Pájaro Jaguar IV”, juega el juego de pelota a toda velocidad, mientras que “Ciervo Negro”, un cacique rival capturado, rebota por una escalera cercana en forma de una pelota. Es probable que el cautivo fuese sacrificado al ser atado y empujado por las escaleras de un templo como parte de una ceremonia que involucra el juego de pelota. En 738 d.C., un grupo de guerra de Quiriguá capturó al rey de la ciudad-estado rival Copán: el rey cautivo fue sacrificado ritualmente.

Sacrificio Humano Cultura Maya
Sacrificio Humano Cultura Maya

Ritual de sangría

Otro aspecto del sacrificio de sangre maya fue el derramamiento de sangre ritual. En el Popol Vuh, los primeros mayas perforaron su piel para ofrecer sangre a los dioses Tohil, Avilix y Hacavitz. Los reyes y señores mayas perforarían su carne, generalmente genitales, labios, orejas o lenguas, con objetos punzantes como espinas de raya manta. Tales espinas a menudo se encuentran en las tumbas de la realeza maya. Los nobles mayas eran considerados semi-divinos, y la sangre de los reyes era una parte importante de ciertos rituales mayas, a menudo los relacionados con la agricultura. No sólo los nobles varones, sino también las mujeres participaron en la sangría ritual. Las ofrendas reales de sangre estaban untadas en ídolos o goteadas sobre papel de corteza que luego se quemaba: el humo ascendente podía abrir una especie de pasarela entre los mundos.

El secreto de la pintura azul maya

Los mayas asociaron el color azul con sus deidades de lluvia. Cuando ofrecían sacrificios al dios Chaac, los pintaban de azul con la esperanza de que enviara lluvia para hacer crecer el maíz. La pintura azul se ha encontrado en objetos durante mucho tiempo, pero los científicos han debatido sobre cómo los mayas crearon el pigmento.

Ahora, Gary Feinman, conservador de antropología en el Field Museum de Chicago, y Dean E. Arnold, profesor de antropología en el Wheaton College, han escubierto el ingrediente secreto en el antiguo brebaje maya.

Los científicos estudiaron la cerámica encontrada en el fondo del pozo en un importante sitio maya precolombino llamado Chichén Itzá en la Península de Yucatán en México. Durante el Período Postclásico, desde alrededor de 900 d.C. hasta 1500 d.C., los mayas sacrificaban personas y objetos arrojándolos al pozo, un sumidero amplio y formado naturalmente llamado Cenote Sagrado. Según los estudios de huesos encontrados en la parte inferior, parece que la mayoría de los sacrificios humanos fueron masculinos.

Los investigadores analizaron un cuenco del cenote que se usó para quemar incienso. La cerámica contenía rastros de Azul Maya. Los científicos han estado desconcertados durante mucho tiempo sobre cómo los pueblos antiguos crearon un pigmento tan vivo, duradero y resistente a la decoloración. Sabían que contenía dos sustancias: extracto de las hojas de la planta índigo y un mineral de arcilla llamado paligorskita.

Al examinar estas muestras de pigmento con un microscopio electrónico, los investigadores pudieron detectar las firmas de sus ingredientes clave.

Video: Sacrificios Humanos Mayas

Otros sacrificios

Los sacerdotes y gobernantes mayas también hicieron sacrificios personales, utilizando cuchillos de obsidiana, espinas de mantarrayas y cuerdas anudadas para extraer sangre de sus propios cuerpos como ofrendas a los dioses. Si un gobernante perdía una batalla, él mismo era torturado y sacrificado. Artículos de lujo y otros objetos eran colocados en lugares sagrados como el Gran Cenote en Chichén Itzá, y en los entierros de los gobernantes, junto con los sacrificios humanos.

Cuando las personas de las sociedades modernas intentamos dar con el propósito del sacrificio humano en el pasado, somos propensos a poner nuestros propios conceptos sobre cómo la gente piensa sobre sí mismos como individuos y miembros de la sociedad, cómo se establece la autoridad en nuestro mundo y cómo creemos que nuestros dioses tienen control sobre el mundo. Hace que sea difícil, si no imposible, analizar cuál podría haber sido la realidad para los mayas, pero no menos fascinante para nosotros aprender acerca de nosotros mismos en el proceso.

Valorando la vida

Los mayas valoraban mucho la vida, y de acuerdo con su religión, había una vida futura, y el sacrificio humano de las personas que cuidaban, como los niños, no era un asesinato, sino que ponían la vida de ese individuo en manos de los dioses. Aun así, el mayor costo para un individuo era perder a sus hijos: así el sacrificio de niños era un acto verdaderamente sagrado, llevado a cabo en tiempos de crisis o tiempos de nuevos comienzos. En tiempos de guerra, y según las adhesiones del gobernante, los sacrificios humanos pudieron haber tenido un significado político, ya que el gobernante indicaba su capacidad para controlar a los demás. Los estudiosos han sugerido que el sacrificio público de los cautivos era para mostrar ese poder y para tranquilizar a la gente que estaba haciendo todo lo posible para mantenerse en comunicación con los dioses. Sin embargo, Inomata (2016) sugirió que los mayas tal vez nunca hayan evaluado o discutido la “legitimidad” de una regla: el sacrificio era simplemente una parte esperada de la llegada al poder.

Sacrificios Humanos en la Cultura Maya
5 (100%) 1 voto