Escritura y Jerogíficos en la Cultura Maya

El famoso sistema de escritura jeroglífica de los mayas era una sofisticada combinación de pictografías que representaban objetos e ideogramas (o glifos) que expresaban conceptos más abstractos, como acciones o ideas e incluso sonidos silábicos. La escritura maya ha sobrevivido en tallas de piedra, estuco, madera, cerámica y artefactos de tela, y en códices. Estos artefactos provienen de toda Mesoamérica y cubren los territorios actuales de México, El Salvador, Guatemala, Honduras y Belice. La escritura fue descifrada en el siglo XX d.C. y ahora se puede entender alrededor del 75% de los textos sobrevivientes.

La Escritura Maya

La escritura maya
La escritura maya

La escritura jeroglífica maya es posiblemente uno de los sistemas de escritura más visualmente llamativos del mundo. También es muy complejo, con cientos de signos únicos o glifos en forma de humanos, animales, seres sobrenaturales, objetos y diseños abstractos. Estos signos son logogramas (expresan el significado) o silabogramas (indican sonidos), y se usan para escribir palabras, frases y oraciones. De hecho, los mayas pueden escribir cualquier cosa que puedan decir.

Ya que estamos hablando de lo que los mayas podrían “decir”, hablemos de los idiomas mayas. Los “mayas” en general no eran en realidad un solo pueblo, sino muchas naciones con culturas, religiones e idiomas diferentes pero relacionados. De las muchas lenguas mayas, solo dos (posiblemente tres) fueron escritas con el sistema jeroglífico. Se cree que los hablantes del idioma cholan, y posiblemente también los de la lengua tzeltalan, fueron los inventores del sistema de escritura maya. Otro grupo, los hablantes de yucateco, adoptaron la escritura para escribir su propio idioma. Sin embargo, en algunos lugares, ambos idiomas eran representados en inscripciones jeroglíficas, que no solo dejaron perplejos a los arqueólogos durante muchos años, sino que también ofrecieron pistas prometedoras sobre cómo las lenguas mayas han interactuado.

La construcción visual de los glifos mayas es muy interesante. En la primera inspección, los glifos parecen ser cuadrados muy intrincados dispuestos en un patrón de cuadrícula. De hecho, cada cuadrado es un bloque de glifos que en realidad contiene de uno a cinco glifos, a menudo formando una palabra o incluso una frase.

El orden para leer glifos mayas tampoco es tan simple como parece. Como los bloques de glifos están dispuestos en una cuadrícula, uno pensaría que el orden de lectura es en filas o columnas. En realidad, los glifos mayas se leen en “columnas emparejadas”, lo que significa que el primer bloque de glifos está en la parte superior izquierda, el segundo está inmediatamente a la derecha del primero, el tercero está debajo del primero, el cuarto debajo del segundo y etcétera. Esto produce un orden de lectura en zigzag. Cuando se llega a la parte inferior de esta “columna emparejada”, se vuelve a la parte superior y comienza la siguiente columna emparejada. De hecho, los expertos etiquetan el bloque de glifos horizontalmente con letras (A, B, C) y verticalmente con números (1, 2, 3). Por lo tanto, el orden de lectura sería A1, B1, A2, B2, etc., hasta que llegue al final. Luego comienzas en C1, D1, C2, D2, etc.

Ejemplo de escritura maya
Ejemplo de escritura maya

Características de la escritura maya

  • La escritura maya es logosilábica combinando aproximadamente 550 logogramas (que representan palabras completas) y 150 sílabas (que representan sílabas). También habían alrededor de 100 glifos que representan los nombres de lugares y los nombres de los dioses. Se usaban más de 300 glifos.
  • Se han encontrado ejemplos de escritura tallados en piedra y escritos en corteza, madera, jade, cerámica y algunos manuscritos en México, Guatemala y el norte de Belice.
  • Muchas sílabas pueden ser representadas por más de un glifo
  • La escritura generalmente se escribía en columnas verticales emparejadas que se leían de izquierda a derecha y de arriba a abajo.

Orígenes de la Escritura Maya

El pensamiento prevaleciente sobre el origen de la escritura maya es que surgió de un sistema de escritura aún más antiguo desarrollado por los olmecas ya en el año 1000 a.C., en un período de tiempo llamado Preclásico por los arqueólogos. Solo existían pruebas fragmentarias para este sistema de escritura hasta el anuncio en 2006 de la existencia del bloque Cascajal, una pequeña tabla rectangular con 62 símbolos semejantes a los símbolos hallados en el arte olmeca pero que de otro modo serían indescifrables. Sin embargo, el sistema de escritura del bloque Cascajal es muy diferente al de los mayas, y es imposible decir si tuvo alguna influencia en la escritura maya.

Caracteristicas de la escritura maya
Caracteristicas de la escritura maya

Independientemente de cuándo los mayas comenzaron a escribir, los primeros ejemplos de escritura maya datan del período Preclásico Tardío (300 a.C. a 300 d.C.). En el pasado, muchos de estos textos tempranos se encontraron en objetos portátiles que habían sido saqueados de su contexto arqueológico, y por lo tanto no se pueden fechar usando la datación por radiocarbono u otros tipos de técnicas de datación física. En cambio, su edad se hipotetizó puramente al comparar el estilo artístico de los objetos con los artefactos excavados arqueológicamente.

Esta situación cambió recientemente gracias a importantes descubrimientos en el sitio de San Bartolo, que produjo murales exquisitamente pintados, así como algunos de los primeros textos mayas encontrados en su contexto arqueológico. Los textos asociados con los famosos murales datan del 100 a.C., mientras que otro texto, encontrado en otra parte de la ciudad, data del año 300 a.C., lo que lo convierte en el texto maya más antiguo y seguro uno de los primeros textos de Mesoamérica en general . El texto de 300 a.C. se puede ver aquí.

Los textos de San Bartolo no se pueden leer porque son bastante diferentes de los glifos mayas posteriores (después de 250 d.C.). Esto es cierto en general para toda la escritura Maya del Preclásico. A pesar de que sin duda es el mismo sistema de escritura, muchos de los signos se ven diferentes y ni siquiera el epigrafista más experimentado puede obtener mucho sentido de ellos.

Restos de Jerogíficos

Los ejemplos mejor conservados de escritura maya a menudo son los monumentos de piedra, comúnmente altares, estelas y elementos de escultura arquitectónica, especialmente alrededor de puertas y escaleras. La alfarería es otra fuente importante ya que los recipientes a menudo llevan escritos pintados o inscritos. Los ejemplos de escritura pintada, aunque mucho más raros, también sobreviven en cuevas y en algunas paredes interiores de edificios. Otra fuente, aunque con ejemplos más cortos de texto, son artefactos inscritos hechos de jade, piedra verde, concha y hueso. Finalmente, hay libros escritos. Estos volúmenes plegados escritos en papel de corteza siempre habían estado en uso y, desde el siglo IX d.C., se convirtieron en el medio preferido por los escritores mayas ya que las inscripciones en los monumentos casi desaparecieron. Desafortunadamente para la posteridad, solo tres ejemplos han sobrevivido a los estragos de un clima tropical y celosos sacerdotes españoles, y todos estos datan del período Postclásico tardío. Los tres códices supervivientes, curiosamente, escritos con tinta negra y roja, se encuentran actualmente en museos de París, Madrid y Dresde. Algunas páginas de un cuarto texto maya también sobreviven y se encuentran en el Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México.

Jeroglificos mayas
Jeroglificos mayas

El sistema de Escritura

El significado de un texto dado debe interpretarse a partir de una combinación triple de imágenes que representan literalmente objetos o acciones reales (pictografías); símbolos (glifos) que se refieren simbólicamente a objetos o acciones (y que también pueden indicar adjetivos, preposiciones, plurales y números); y glifos fonéticos que representan sonidos (por ejemplo, una vocal o una consonante y una vocal juntas), pronunciación correcta, arreglos previos, sufijos, pronombres y tiempo. La escritura maya es, por lo tanto, una combinación de signos que representan sílabas (sílabas) y palabras (logogramas). A veces, los conceptos pueden representarse de maneras alternativas, por ejemplo, un jaguar puede ser indicado por una imagen de una cabeza de jaguar o por los glifos fonéticos ba-la-ma o por una combinación de una cabeza de jaguar y el glifo ma.

Números y Calendario Maya

Numeros mayas
Números mayas

Había varias clases de glifos en el sistema de escritura maya. La primera clase son los glifos numéricos. Al igual que nosotros, los mayas escribían sus números en notación posicional. Esto significa que la posición de un “dígito” dicta su valor numérico real. Por ejemplo, el dígito “7” significa siete si su posición está al final de un número, pero si es una posición antes del final, entonces representa setenta. Y si se trata de dos posiciones antes del final, entonces son setecientos. Matemáticamente, verá que el dígito se multiplica por la “base” de 10 elevado a la posición del dígito:

700 = 7 x 102

70 = 7 x 101

7 = 7 x 100

Del mismo modo, entre los mayas, la posición de un “dígito” también determina el valor real del dígito. Sin embargo, a diferencia de nuestro sistema, que se basa en potencias de 10, los mayas (y los mesoamericanos en general) usaban potencias de 20. Además, a diferencia de nuestro sistema, que tiene un símbolo individual para cada dígito (0, 1, 2, 3, …), los mayas solo empleaban tres símbolos básicos: un punto para un valor de “uno”, un guion para un valor de “cinco” y un recuadro para el valor “cero”. Las combinaciones aritméticas de estos producen “dígitos” de cero a diecinueve. Por ejemplo, cuatro se representa como cuatro puntos, siete es un guion y dos puntos, y diecinueve son tres barras y cuatro puntos como 3 x 5 + 4 x 1 = 19. Los números mayores que 20 se escriben mediante notación posicional.

Estrechamente ligado al sistema numérico de los mayas, está su sistema de calendario increíblemente intrincado. El cronometraje maya incluía varios ciclos entrelazados, algunos de los cuales seguían eventos astronómicos mientras que otros seguían intervalos de tiempo abstractos.

Al igual que otras culturas mesoamericanas, los mayas empleaban un calendario solar de 365 días (jaab) y un ciclo ritual de 260 días (tzolkin). El jaab está dividido en 18 “meses” de 20 días, más 5 días “desafortunados” al final llamados wayeb. La siguiente tabla ilustra los signos del calendario solar de jaab.

Silabario Maya

El sistema de escritura maya tenía un amplio conjunto de signos fonéticos que representaban sílabas en lugar de sonidos individuales, como en los sistemas alfabéticos.

Escritura maya
Escritura maya

Ten en cuenta que la transliteración romana de las consonantes mayas sigue la ortografía española del siglo XVI. Esto significa que la letra “j” se pronuncia como una h fuerte . La letra “x” representa el sonido de “sh”. Y la combinación “tz” es el sonido / ts / .

Las consonantes seguidas por apóstrofes son las versiones “glotalizadas” de las consonantes simples. Una consonante glotalizada se pronuncia como una consonante normal, pero inmediatamente antes de pronunciarse la vocal, la laringe se contrae (como para pronunciar una parada glótica) para producir un sonido algo explosivo.

La estructura silábica del lenguaje maya permite una consonante final en una sílaba. De hecho, la “raíz” o la forma más básica de las palabras mayas consiste en una consonante, una vocal y una consonante (CVC). Para “deletrear” una palabra de esta forma, los escribas mayas usaban dos signos silábicos. El primer signo contiene la consonante inicial y la vocal de la sílaba. El segundo signo representa la consonante final, y la vocal de este segundo signo se omite por convención durante la lectura. Con mayor frecuencia, la vocal del segundo signo es igual a la vocal del primer signo. Esto es llamado la regla de la sinarmonía por los epigrafistas.

En las lenguas mayas, las vocales también pueden ser complejas, lo que significa que pueden ser largas, glotalizadas (seguidas de una parada glotal) o aspiradas (seguidas por el sonido / h /). Para representar estas vocales complejas, la regla de la falta de armonía se aplica cuando el segundo signo que representa la consonante final contiene una vocal que es diferente a la vocal en el primer signo. Por ejemplo, la palabra baak (‘cautivo’) se deletrea como ba-ki, donde la ‘i’ se omite en la lectura, pero nos dice que la ‘a’ en ba es compleja.

Logogramas

Además de los signos silábicos, la escritura maya también tiene una gran cantidad de logogramas, signos que representan palabras o morfemas (unidades básicas de significado) en el idioma en lugar de sonidos.

Con un inventario de signos tan rico, tanto logográfico como silábico, el antiguo escriba maya los combinaba de maneras desconcertantes tanto para fines funcionales como estéticos. Los escribas podían y escribían la misma palabra de múltiples maneras. Algunas veces solo se usaban logogramas. Otras veces solo se empleaban signos fonéticos. Y a veces los logogramas iban acompañados de complementos fonéticos, signos fonéticos que servían para aclarar la lectura del logograma, ya fuese explicando el sonido inicial o final de la palabra. En el siguiente ejemplo, ves dos palabras, concretamente pakal ‘escudo’ y witz ‘montaña’ deletreadas de varias maneras diferentes, puramente logográficas, logográficas con complementos fonéticos y puramente fonéticas. También observa cómo los complementos fonéticos pueden ocurrir antes del logograma (como wi-WITZ) y después de él (como en PAKAL-l ).

Una razón para el uso de complementos fonéticos es que un signo puede tener múltiples funciones, un fenómeno llamado polivalencia. Por ejemplo, había dos palabras para ‘jaguar’ en maya, a saber, balam y jix, pero el mismo logograma se usa para ambos. Para eliminar la ambigüedad, cuando el logograma debe leerse como balam, el signo fonético ba se coloca delante de él o se coloca ma después de él. Por el contrario, ji se coloca antes del logograma si debe leerse como jix.

También es posible que un glifo pueda funcionar como logograma y como signo fonético. Por ejemplo, el signo fonético ku es también el logograma TUUN y el signo calendárico para el tzolkin día Kawak. En este caso, el logograma TUUN suele ir seguido del complemento fonético ni para indicar su lectura. El signo de Kawak también se distingue fácilmente por el signo numérico que tenga delante y su ubicación en un bloque de Ronda de calendario o de Cuenta larga.

Video: Cómo Escribir con Glifos Mayas Paso a Paso

Escritura y Jerogíficos en la Cultura Maya
3 (60%) 2 votos