Elementos Culturales de los Mayas

Los mayas han vivido en América Central por muchos siglos. Son uno de los muchos pueblos nativos precolombinos de Mesoamérica. En el pasado y hoy ocupan Guatemala, porciones adyacentes de Chiapas y Tabasco, la totalidad de la Península de Yucatán, Belice y los bordes occidentales de Honduras y Salvador. Los mayas hablan muchos idiomas diferentes, como, por ejemplo, quiché y cakchiquel de las tierras altas, y chol, choirti y yucateco de las tierras bajas, por nombrar sólo algunos. En general, poseen un tipo físico común, y comparten muchas características culturales, como deidades nativas comunes, creencias cosmológicas similares y el mismo calendario. Hay una gran parte de los pueblos de herencia Maya que ha ocupado Guatemala y los territorios de los alrededores durante los últimos cuatro mil años.

Elementos Culturales de los Mayas

Elementos culturales mayas
Elementos culturales mayas

Su historia durante estos cuatro milenios es una de notable avance y logro. Tradicionalmente cazadores y recolectores de alimentos, alrededor de 2000 a.C. Estos antiguos guatemaltecos nativos comenzaron a depender principalmente de la agricultura. El maíz era el principal alimento de los mayas, complementado con frijoles nativos y otros cultivos. Las primeras comunidades aldeanas sedentarias eran pequeñas, y consistían en aproximadamente una docena de casas. El arte de la alfarería era conocido, aunque los productos eran relativamente simples. Algodón y otras fibras fueron tejidas. Las herramientas y las armas eran de piedra. La parafernalia religiosa o ritual era simple: figurillas de cerámica e incensarios simples. Los arqueólogos encuentran los primeros ejemplos de arquitectura especializada en estos pueblos. Al principio, las plataformas o los edificios eran relativamente pequeños, pero más tarde algunos de ellos fueron de un tamaño que sugiere que eran construcciones de mano de obra colectiva.

Después de 1000 a.C., la sociedad maya comenzó a evolucionar de un orden igualitario simple a uno más complejo y no igualitario. Se construyeron grandes y elaboradas pirámides y plataformas. Éstas muestran operaciones de trabajo masivo bajo dirección centralizada. Las características arquitectónicas sofisticadas aparecieron por primera vez: escaleras con balaustradas, zócalos y molduras de plataforma en terrazas y la bóveda en voladizo. Los principales edificios, los palacios y templos de una clase dominante aristocrática, aparecieron en los principales centros, los llamados “centros ceremoniales”, “centros político-religiosos” o ciudades de los mayas. Los centros principales estaban tan espaciados geográficamente que es razonable creer que eran las “capitales” de las entidades políticas territoriales. Dentro de sus respectivos territorios había pequeñas aldeas donde, presumiblemente, residía gran parte de la población campesina de apoyo. Con este aumento de asentamientos y la inferida complejidad sociopolítica surgieron otros cambios culturales significativos. La cerámica se hizo más compleja. Los entierros de élite o de la clase alta se diferenciaron por los bienes funerarios valiosos, así como por la construcción de tumbas especiales. Entre los bienes funerarios de élite, así como en otros contextos de élite, se introdujeron elementos exóticos en estos centros desde las localidades costeras o, en el caso de los sitios de tierras bajas, desde las tierras altas distantes. El comercio, organizado por y en manos de la élite, se convirtió en una institución importante.

Los estímulos externos se pueden detectar en las formas particulares de las elaboraciones culturales. Las influencias olmecas fueron asimiladas en la emergente civilización maya. Las formas y las rutas por las cuales esto se llevó a cabo son complicadas y aún no se comprenden completamente. Es importante aclarar, sin embargo, que esto no fue una simple transición de un olmeca completo o de un sistema cultural completo de las tierras altas y Pacífico al maya de tierras bajas. Se proporcionaron estímulos, pero las ideologías traspasadas se reformularon y surgieron de manera bastante diferente. Se volvieron mayanizados por completo, y en los ámbitos artístico e intelectual, los mayas de las tierras bajas superaron con creces a cualquier otro pueblo.

La actividad intelectual maya incluye un largo y antiguo registro de logros literarios, como lo demuestra el Códice de Dresde y algunos otros manuscritos precolombinos mayas. Estos libros nativos americanos, en los que se registra la única escritura verdadera del mundo precolombino, se prepararon en papel de corteza y se escribieron en pinceladas que presentan textos jeroglíficos que tratan historias, observaciones astronómicas y profecías astrológicas. Textos jeroglíficos, también, se encuentran tallados en piedra en los edificios principales y en las estelas de piedra o marcadores dedicatorios establecidos para conmemorar a los gobernantes mayas y los eventos de sus reinados. Los expertos ahora nos pueden decir de nacimientos, accesiones a tronos, guerras y muertes de gobernantes y sus familias. Calendarios, astronomía y matemáticas estaban altamente desarrolladas. Varios calendarios, incluido el conocimiento de un año de 365 días (mas una fracción), un año de Venus, de un período de 260 días y un recuento de días que comienza en un mítico punto de partida en 3114 a.C. fueron mantenidos. Las observaciones astronómicas se llevaron a cabo durante largos períodos de tiempo, lo que permitió a los mayas predecir eventos como los eclipses solares. Para citar solo un ejemplo de sofisticación matemática, el maya clásico había desarrollado el concepto de cero y poseía un signo para éste que está grabado en sus calendarios.

Cultura de los mayas
Cultura de los mayas

En el siglo IV d.C. los mayas, tanto en su ciudad más grande o en el centro de las tierras bajas, Tikal, en el Petén guatemalteco, como en Kaminaljuyu en las tierras altas de Guatemala, de alguna manera fueron profundamente influenciados por Teotihuacan y su civilización, basados en la tierras altas de México los mayas asimilaron nuevas ideas, nuevos rasgos y, tal vez por un tiempo, nuevos gobernantes, pero reafirmaron su propia integridad cultural después de que la ola de influencia teotihuacana había pasado.

Entre el año 600 d.C. y el 800 d.C., la civilización maya clásica alcanzó su cenit, en número de población, número de centros ceremoniales y elaboración arquitectónica y artística en general. Prácticamente todos los centros o ciudades que alguna vez florecieron continuaron en uso y, además, se crearon muchos centros nuevos.

Poco después de 800 d.C., los mayas de las tierras bajas del sur entraron en una era de problemas. Las causas de esto no están del todo claras, pero no cabe duda de que se involucraron competencia y conflictos con los pueblos mexicanos al oeste y al norte. Probablemente, los pueblos mayas de la costa del Golfo de Tabasco estaban involucrados, tribus que habían estado en contacto con sus vecinos mexicanos por un tiempo más largo y que habían adquirido algunas de sus costumbres más belicosas. Gradualmente, entre el año 800 y 900 d.C., los antiguos centros y ciudades de las tierras bajas del sur, como Tikal y sus vecinos, quedaron desiertos. Por un tiempo el poder pareció haberse desplazado al norte de Yucatán. Después de alrededor de 1.200 d.C., hubo una especie de avivamiento maya, centrado en una nueva ciudad, Mayapán.

Cuando los españoles llegaron a Yucatán a principios del siglo XVI, el área era, sin embargo, de habla maya. Algunos topónimos toltecas o mexicanos centrales permanecieron, pero las incursiones extranjeras de unos pocos siglos antes habían sido absorbidas. Las tierras altas también sufrieron algunas incursiones mexicanas. Aquí, una vez más, prevalecieron las tradiciones, los pueblos, el habla y las antiguas costumbres mayas, como lo hacen hoy en día.

Elemento cultural maya
Elementos de la cultura maya

Vemos en la herencia maya una notable unidad e integridad cultural que se ha mantenido en un territorio considerable (el actual estado nacional de Guatemala y porciones de estados fronterizos) durante casi 4,000 años. Durante ese tiempo, los mayas construyeron una de las civilizaciones precolombinas más brillantes de las Américas. Eran personas notablemente independientes y no expansionistas. A diferencia de algunos de los vecinos mesoamericanos, no estaban interesados ​​en los imperios. A menudo fueron golpeados por otros: los teotihuacanos y los toltecas, los imperialistas aztecas y los españoles. Pero, a su manera, resistieron a todos estos imperialismos, rechazando por completo algunas cosas, absorbiendo otras e incluso reformulando otros rasgos e ideologías de sus invasores para ajustarlas a sus propias tradiciones mayas. Como sus hombres sabios escribieron en los libros del Chilam Balam, consideraron a todos estos extranjeros como vulgares bárbaros, como plagas que soportar, pero siempre fueron firmes en su convicción de que, a pesar de los males extranjeros, ellos, los mayas, persistirían.

Elementos Culturales de los Mayas
4.6 (91.43%) 14 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *